Comida segura














Ver registros a la vez.        Total encontrados: 5

Conocimiento alimentario para un futuro verde

Aquí tienes el texto de mi intervención ante el Congreso Internacional de Agricultura Ecológica (IFOAM) que se celebró hace unas semanas en Bruselas. Se trata de la necesidad de otro modelo de investigación científica que apuesta por un sistema alimentario en harmonia con el medio ambiente y la salud.                           

La estructura de nuestro sistema de conocimiento científico sobre la agricultura y los alimentos presenta serios defectos epistemológicos. El enfoque que da la UE a la investigación e información agrícolas no es complejo, y es reduccionista desde el punto de vista científico y socialmente parcial, interesado, e ideológico. Hay una falta grave de integración interdisciplinar de las diversas y heterogéneas dimensiones sociales, económicas y medioambientales en la investigación agrícola en el seno de la Unión. La inmensa mayoría de los fondos comunitarios del Séptimo Programa Marco de investigación se dedican a cuestiones relacionadas con la producción alimentaria intensiva y química  y el procesamiento industrializado de alimentos, incluso los que contienen elementos transgénicos, y otras tecnologías rechazadas socioculturalmente por una amplia proporción de los ciudadanos europeos. No tenemos información específica y exactamente sobre qué parte del dinero del Sexto Programa Marco de la UE fue dedicado a la investigación de la agricultura ecológica, ni a la investigación no biotecnológica y no convencional, ni a la agricultura de bajos insumos agroindustriales. La Comisión Europea ha rechazado responder a mis preguntas parlamentarias sobre el reparto y desagregación en apartados específicos del gasto. Seguimos sin tener datos que nos informen sobre la suma exacta de apoyo comunitario a la investigación sobre la producción ecológica.   

El alto grado del interés público y de la ciudadanía europea sobre una agricultura compatible con el medio ambiente también debe quedar reflejado en los presupuestos y financiación, ya que es poco probable que los intereses privados por sí mismos sean suficientes para financiar este tipo de investigación.

La UE debe promover la investigación del desarrollo de la agricultura ecológica con los amplios objetivos sociales de desarrollar una "naturaleza sana", un "paisaje sano" y un "medio ambiente sano", además de que la "alimentación ecológica sana" pueda ser producida en el futuro sobre unas bases económicas sólidas. Estos objetivos de conjugación de los intereses de salud sociales y ecológicos justifican la creación de una plataforma a favor de una Iniciativa Tecnológica Conjunta para la innovación y la investigación en la producción de comida biológica. La promoción de la innovación en el sector ecológico encaja perfectamente los tres objetivos de la Agenda de Lisboa:

  • Es un sector competitivo y de rápido crecimiento económico.

  • Es socialmente relevante y de interés para el desarrollo rural y para los consumidores.

  • Es una clara necesidad ecológica de la UE para alcanzar sus objetivos de biodiversidad, calidad del agua y energía.

Mientras que muchos informes de la Comisión Europea afirman que "la innovación es la clave del valor añadido", en la realidad práctica la innovación significa la racionalización y estandarización de la producción alimenticia, y se presta muy poca atención al conocimiento tradicional desarrollado mediante el uso sostenible de los recursos y disponible en las comunidades rurales. Con el declive de la agricultura rural a pequeña escala se pierde este conocimiento que mayoritariamente existe en la experiencia práctica al ser producto de las innovaciones agrícolas que surgen del ensayo y el error ante problemas y circunstancias concretas y situadas. Las variedades locales, especies y métodos agrícolas son una fuente enorme de innovación y diversidad que debería ser la base de una agricultura verdaderamente sostenible y multifuncional.  

Para apoyar las prácticas de las agriculturas ecológicas necesitamos nuevas formas de investigación que hoy por hoy son aún prácticamente marginales. Los alimentos y prácticas biológicas están basadas en complejos e interdependientes procesos biodinámicos cuyo conocimiento no es deducible a simplificadoras y reduccionistas explicaciones monocausales, y los conocimientos de todo el sistema dinámico de producciones vivas no puede obtenerse directamente sólo en el laboratorio donde las variables explicativas y de control se han reducido enormemente.

La investigación científica en explotaciones agrícolas es una herramienta indispensable y se necesita mucha más investigación sobre los problemas específicos que conllevan la agricultura de pequeñas escala, y la venta y el procesamiento de alimentos de pequeña y mediana escala. Este tipo de investigación debe ser interdisciplinar, es decir, ha de poder establecer puentes y un tronco común entre los supuestos y bases conceptuales de ciencias especializadas a menudo demasiado separadas y compartimentadas: la economía, la ciencia biofísica, la sociología dinámica e interactiva, la ética. Es necesario el poder integrar las diferentes y específicas perspectivas de los productores primarios (las plantas), los productores agricultores, la industria, los consumidores, y la sociedad civil, en las teorías e hipótesis de partida, la metodología del estudio, y los objetivos de la investigación.   

Algunos de los objetivos prioritarios de la investigación en alimentos biológicos han de ser los siguientes: 

  • Mejoras en la tecnología de procesamiento de los alimentos, su almacenaje y empaquetado para garantizar la calidad de los alimentos biológicos.  

  • Optimización de las tecnologías de la información y flujos descentralizados de información al mismo tiempo que de cadenas complejas y sostenibles de suministro de alimentos, con alto grado de Inter-operabilidad, acceso abierto y licencia común ("creative commons").      

  • Redes mundiales de economías ecológicas y locales.

  • Investigación en producción energética y en la autosuficiencia de las granjas y explotaciones ganaderas.

  • Funciones de la agricultura en su lucha contra el cambio climático.

  • Estudios interdisciplinares de los costes externo de los diferentes sistemas alimenticios en un contexto regional y local.

  • Asesoramiento en tecnologias noveles, como las nano-tecnologías, la reproducción asistida por marcador, y otras técnicas de manipulación genética en el contexto de sistemas agro-ecológicos naturales y semi naturales.

  • Cómo crear tecnologías flexibles en caso de error humano en vez de tecnologías rígidas impuestas a las personas y sus necesidades.

  • Gestión mejorada de cuestiones como los suelos ecológicos, el nitrógeno, el fósforo y los sulfuros como fuente principal de microorganismos.


  • Desarrollo de tecnologías que fomenten el bienestar animal y tengan en cuenta las necesidades etnológicas (necesidades características e instintos de cada especie) de los animales de granja.


  • Desarrollo de nuevos indicadores y mejora de los métodos analíticos para evaluar la calidad alimenticia de los alimentos biológicos.


  • Estudio del impacto de los regimenes de la propiedad intelectual en la igualdad social y el bienestar ecológico de la producción de alimentos sostenibles.


  • Estudio de los nuevos valores emergentes de los consumidores respecto a la salud, el medio ambiente y la justicia social. La interrelación entre las actitudes alimenticias, la percepción social del bienestar y la creciente preocupación sobre la salud.

Por multitud de razones, necesitamos un nuevo empuje para la investigación e innovación en alimentación biológica y que a la vez impulse una transferencia de las tecnologías más positivas y necesarias para nuestra sociedad. Actualmente los programas existentes son insuficientes y no están bien orientados al no cubrir estas necesidades señaladas anteriormente. Por estas razones, la creación de una plataforma tecnológica centraría y racionalizaría los recursos de este sector agrícola floreciente potenciando su capacidad de dar respuestas innovadoras ante los crecientes retos de la globalización, el medio ambiente y la salud.

Fecha alta: 03/03/2008


Un món agrícola «únicament no del tot fatal» o una altra alimentació

Fa quaranta anys en el llibre La primavera silenciosa, Rachel Carson va preguntar: «¿Perquè hem de tolerar una dieta de verins fluixos, un llar amb uns voltants insípids, un cercle de relacions que no són de tot enemigues, un soroll de maquines només lleugerament per sota el nivell de produir-nos la bogeria? ¿Qui pot voler viure en un món únicament no de tot fatal?»

Difícilment tindrem un país més sostenible sense una profunda i massiva transició ecològica de la nostra agricultura. El fet que encara no hi ha un debat polític important sobre aquesta qüestió a casa nostra evidencia com la paraula sostenibilitat és sovint una buida paraula per a no dir res. Molts responsables polítics s´omplen la boca amb superficials i sectorials idees verdes o ambientals sobre algun espai natural o el tractament de residus però quasi mai no parlen ni de la producció ni el consum, ni tracten, ni de lluny, les causes industrials que amenacen l´aire, l´aigua i la terra. Pel que fa a l´agricultura, tot allò que ix de les seues boques és suposadament sostenible mentres tot allò que hi entra en forma d´aliments és totalment el contrari. La Generalitat Valenciana ajuda massivament financera i tècnicament a perpetuar a l´agricultura química productivista que està fracassant social i ambientalment, mentre la mateixa institució margina o ignora les necessitats i desitjos de milers de valencians que volen incorporar els valors de salut, medi ambient i comerç just al model alimentari valencià i a les seues dietes.

Malgrat el tímid creixement de la producció ecològica i els voluntariosos esforços d´uns quants al llarg dels últims anys, el sector alimentari ecològic és encara marginal al nostre país. El fet és que per al consumidor és tan difícil d´identificar els perills químics en el producte convencional per l´absència d´etiquetes verídiques com és difícil de comprar productes ecològics: no és troben ni als supermercats, ni als mercats municipals ni als menjadors escolars. No existeixen ni una xarxa de distribució ni magatzems centrals ni un pla oficial de promoció ni una política de compres per part de les institucions públiques. I al no establir ni una demanda ecològica estable i ampla, l´oferta és encara dèbil i cara. Si per al consumidor és difícil, per al llaurador se li demana una sobredosis de voluntarisme per poder obrir pas cap a la producció ecològica enmig d´un desert d´indiferència institucional, la manca d´ajuda tècnica i universitària i la feblesa del teixit empresarial. Malgrat tots els entrebancs i per raons de sentit comú, de justícia i de supervivència ambiental, cal capgirar l´actual paradigma agrícola basada en més ràpid, més gran, més lluny i més artificial en una estratègia orientada cap a un sistema alimentari més lent, més proper, més segur, més natural i més just.

Parafrasejant la cita a l´inici podríem formular la següent pregunta: «¿Perquè hem de tolerar una dieta gairebé de plàstic, una alimentació industrial quasi controlada per quatre multinacionals, un menjar producte de l´explotació humana i el saqueig natural a cada racó del planeta, un entorn urbà monòton de fast food, hortes asfaltades i engendres transgènics?».

Fecha alta: 26/02/2008


 Los alimentos primero

La agricultura sostenible puede alimentar a más personas, el

creciente tráfico de automóviles no

La euforia de los combustibles de origen agrícola amenaza la seguridad alimentaria

mundial

comidaprimero.pdf

Fecha alta: 19/11/2007


Saber comer bien

Los criterios que deberían guiar una buena y sana alimentación habrían de incorporar una elección a favor de la naturaleza, el cosmos y la vida. Y con ello, el reconocimiento de los ritmos y temporales más pausados y acordes con las formas singulares y las pautas de la vida de animales, plantas, cosechas, tierras y ecosistemas. Para que el consumo de productos vegetales o animales se traduzca en calidad alimentaria y no exclusivamente en los uniformizantes rigores económicos sobre los componentes, o estéticos sobre la cantidad, el tiempo, el tamaño, el peso, la forma o el color, habría que tener en cuenta otro tipo de criterios como el sabor, la frescura y el valor nutritivo de los alimentos.

comer_bien.pdf

Fecha alta: 03/07/2007


Comer Mejor es posible

Con los verdes -- Comida segura

Fecha alta: 27/06/2007